Editorial


INDIRA, LA AUSTERA:

El nado sincronizado acusa a Indira Vizcaíno de estar gastando desmesuradamente. El propósito es sugerir que la candidata de Morena a la gubernatura está recibiendo apoyos bajo la mesa del gobierno federal e, incluso, que podría estarse beneficiando de un desvío de recursos.

Lo curioso es que, si hay una campaña austera, es esta de la también abanderada de Nueva Alianza. A diferencia de otros candidatos, Indira no está invirtiendo en medios de comunicación, muchos de ellos ligados por convenios comerciales al gobierno del estado.

Uno de esos medios en particular ha estado acaparando los recursos de las campañas. Y redirecciona los señalamientos que se podrían hacer en su contra, precisamente, con la narrativa del exceso en los gastos de campaña de Vizcaíno Silva.

LOS GASTALONES:

Es una estrategia discursiva pensada para quitar la carga de la sospecha a los candidatos oficialistas. El abanderado del PVEM, Virgilio Mendoza, es realmente quien más ha gastado. Y tal vez por eso el aparato se empeña en desviar la acusación.

Tan sólo si contabilizaran como gastos de campaña los cientos de latas de pintura que usó como dirigente estatal del Verde en rescatar espacios públicos, o la gasolina que consumieron sus brigadistas durante los varios meses que hizo precampaña, Virgilio estaría ya muy cerca del tope.

El candidato de MC Leoncio Morán, en cambio, se mueve más en la capa digital que en la física o la mediática. De hecho, el candidato de Movimiento Ciudadano tiene una presencia desmedida en las redes sociales, al grado que la queja de los usuarios de YouTube y Facebook es que no pueden leer mensajes o abrir videos sin que los interrumpan los spots de Locho.

Como formalmente no se sometió a un proceso interno, Morán Sánchez justificó esa precampaña diciendo que era parte de su trabajo como presidente municipal.

Por lo demás, observando la muy clásica campaña electoral de Mely Romero, nadie se explica cómo le hará para no acabar rebasando el tope en los gastos de campaña, con todo el respaldo que tiene del aparato oficial.

Basta revisar detenidamente las fotos y videos de sus actos de campaña, concretamente los que organiza la estructura priista, para identificar a funcionarios y trabajadores de los tres poderes que asisten, en horario laboral, a los actos de proselitismo de Romero Célis.

PANZA ARRIBA:

La campaña 2021 para la gubernatura le va a salir más cara que las anteriores al gobierno priista del estado. Esta vez, el oficialismo debe sostener a cuatro candidatos de cuatro diferentes partidos o coaliciones, supuestamente enfrentados entre sí.

El Tumor (Todos Unidos contra Morena) es una operación política muy costosa, pero el grupo que quiere conservar el poder cuenta con los recursos del gobierno estatal, de algunos ayuntamientos y de los tres poderes del estado.

Semejante derroche es explicable, mas no justificable: los integrantes de ese grupo de poder se están jugando fortuna y, en más de un caso, su libertad; no sólo está en juego el poder que han detentado por turnos desde hace varios sexenios. Por lo mismo, se defenderán como tigres viejos, panza arriba. Para ellos no hay límites ni fronteras cuando se trata de retener el poder.

JUDICIALIZACIÓN:

En una simple amonestación pública por parte del Tribunal Electoral del Estado (TEE), terminó la denuncia por supuestos actos anticipados de campaña en contra de Indira Vizcaíno. El procedimiento especial sancionador fue instaurado con motivo de la denuncia presentada por el partido Fuerza por México, cuya candidata a la gubernatura es Claudia Yáñez Cabrera.

Aun cuando las amonestaciones públicas son como las llamadas a misa, el equipo jurídico de Morena tiene que combatir la resolución del tribunal local para que no le vayan sumando expedientes. El objetivo del Tumor es fundamentar un conflicto poselectoral, para ganar en la mesa lo que no conseguirán en las urnas.

Todos los magistrados del TEE, como en el resto del Poder Judicial, tienen definiciones partidistas claras y ninguno se inclina por Morena. Si por algo se ha caracterizado la judicatura colimense, es por politizar la justicia y judicializar la política.

Indira no debe dejar ningún asunto jurídico sin combatir, ni los electorales ni mucho menos los penales que van a querer revivir al final de la campaña. Cada uno de esos recursos se inició con el propósito de hacer creíble la crisis poselectoral, con la que van a querer llegar a una negociación con el centro.

No puede olvidar Vizcaíno Silva que está peleando contra unos magos en la anulación de elecciones: sólo en Colima se anulan comicios para que vuelva a ganar el candidato impugnado. Pasó con Gustavo Vázquez Montes, en 2003, y hace seis años con José Ignacio Peralta Sánchez.

PRENSA VENDIDA:

En esa estrategia juegan un papel destacado los medios oficialistas, con su cobertura del proceso electoral. La encomienda que tienen los reporteros de esos medios y los redactores que forman parte de las estructuras de comunicación social de las oficinas de gobierno, es sorprender a Indira y documentar temas que puedan ser materia de violación electoral, susceptible de judicializarse.

Al margen de generar elementos que sirvan para la campaña negra, los medios oficialistas están prefabricando la carpeta de supuestas evidencias para hacer inelegible a Vizcaíno o, en último caso, anular la elección.

Muchos de esos medios pasan por independientes, pero están vinculados a la administración de Nacho Peralta por efecto de la ‘ley del retorno’. Y actuarán como ministerios públicos de la alianza PRIAN-PRD-Verde-MC, con la consigna de acumular pruebas en contra de Indira.

En paralelo, están iniciando una persecución de los medios que libremente opinan sobre los asuntos públicos. Van a tratar de callar a los periodistas que ellos consideran morenistas, para que nadie defienda a Indira.

NARRATIVA EN DISPUTA:

Estamos viviendo una disputa por la narrativa electoral. Y el modus operandi del oficialismo prianista es establecer el pensamiento único. No quieren una difusión imparcial de las campañas, sino complicidad en torno a la propaganda negra que asumen como la única manera de bajar a Vizcaíno.

En el relato oficialista, es Indira la que persigue (hay que oír las histéricas declaraciones del diputado del PT, Carlos César Farías, temeroso que prosperen las denuncias por violencia política de género) y es Indira la que derrocha.

Por ejemplo, han querido atribuirle el uso de los programas sociales, concretamente de las vacunas para el covid: a ocho columnas acusaron a los servidores de la nación de actuar como los defensores de la 4T.

Lo cierto es que los segundos usan una camisa con colores parecidos a la de los primeros y nadie, en la estructura del gobierno federal, se ha tomado la molestia de aclarar que las funciones de los servidores de la nación en nada se parecen a las de los defensores de la 4T.

También le quieren achacar a Indira un gasto desmedido en anuncios espectaculares, cuando lo que tendríamos que preguntar es a cuántos espectaculares equivale el convenio comercial del gobierno del estado con el periódico de Nacho.

Como sea, la publicidad espectacular de todos los candidatos se tiene que revisar. Los gastos que realizó Indira Vizcaíno en su precampaña se los descontaron ya de su presupuesto total. Ojalá la autoridad electoral sea igual de rigurosa con las cuentas de los otros aspirantes a la gubernatura.

Hasta ahora se ha llevado minuciosamente el registro de lo que se invierte en medios tradicionales, pero cada vez se canalizan más recursos a espectaculares que reproducen portadas de revistas que casi no circulan, y a mover videos promocionales en las plataformas digitales.

ALEGRES COMPADRES:

La foto de Jorge Luis Preciado con José Manuel Romero Coello revela una vieja alianza, hasta ahora inconfesada, que sale a la luz justamente porque quieren generar la expectativa de un político que tiene acuerdos con todos.

¿Para qué hacer pública una reunión como si se tratara de un hecho insólito, cuando desde hace tiempo sabemos que están juntos en el mismo proyecto?

Esta alianza entre el PAN y el Verde, el nuevo partido de José Manuel Romero, hasta hace unas semanas dirigente estatal del PRI, no sorprende a nadie porque el Tumor se descaró tiempo atrás.

La apuesta inicial a la gubernatura de este frente antilopezobradorista era Romero Coello. Por como se dieron negociaciones a nivel nacional, quedó fuera, pero ante el poco crecimiento que han tenido los candidatos del Tumor, no hay que descartar una posible sustitución para dar paso a José Manuel.

Eso se puede interpretar de la campaña para posicionar al excolaborador de Peña Nieto como un político negociador, conciliador y unificador; el mismo perfil que le quisieron construir a Virgilio Mendoza.

La ventaja de convertirlo en el sustituto del PVEM sería capitalizar el supuesto rompimiento con los jerarcas del PRI-Gobierno, aunque realmente buscan quitarle los negativos que arrastra por su histórica relación personal con el gobernador Ignacio Peralta.

NO FUERA NABOR...

La hipótesis de la sustitución en el Verde es viable porque, de los candidatos del Tumor, el que menos ha crecido es Mendoza Amezcua. Y se refuerza la teoría con la nula reacción que mostró la dirigencia del PRI ante la salida de José Manuel.

Sorprendentemente, quienes controlan el tricolor no están siquiera indignados, mucho menos ofendidos, como cuando otros cuadros del priismo cambiaron de partido. No han llamado a Romero Coello desleal ni traidor, como le imputaron en otro momento a Jesús Orozco Alfaro o a Nabor Ochoa López.

El Tumor hará lo imposible para que alguno de sus candidatos actuales alcance a la puntera Indira Vizcaíno, y entonces promover el voto útil. Pero si ninguna de las opciones del abanico que conforman el PRIAN, el Verde y MC, adquiere la competitividad esperada, entonces podría generarse el escenario donde José Manuel entraría a sustituir a Virgilio como abanderado del PVEM. Luego, harán un relanzamiento de toda la estrategia electoral con un candidato más fresco.

La apuesta es arriesgada, pero plausible en un contexto donde priva la desesperación. Intentarán impactar al electorado con una candidatura sorpresa, que pueda sumar a personajes tan disímbolos como los que integran el Tumor.

AMIGOS Y RIVALES:

Dentro de un acuerdo general para frenar el arribo a Colima de la 4T, Leoncio Morán, Virgilio Mendoza y Mely Romero son, como los aliados de la segunda guerra mundial, amigos y rivales.

Están sumidos en una lucha sorda por posicionarse como el segundo lugar en la carrera por la gubernatura, pues a quien le reconozcan ese lugar los otros darán impulso para dar un salto de tigre. El o la retadora oficial se beneficiará de la cargada y de los caudales que el Tucom está dispuesto a invertir en conservar el poder.

En esta guerra fría al interior del frente anti-AMLO, el PRI le cobró caro a Locho haber hecho escarnio de la militancia tricolor, con tal de embarrar a Indira Vizcaíno diciendo que trabajó en la administración del priista Ignacio Peralta.

Por su parte, las bases panistas que se fueron de buena fe a Movimiento Ciudadano, creyendo que Locho encarna al verdadero PAN, están molestas por la alianza de Morán Sánchez con el líder de los burócratas Martín Flores.

Las burlas en las redes sociales por la reconciliación entre Locho y Martín, quienes protagonizaron hace años un duelo de albures callejero, no se hicieron esperar. Son obras maestras del ingenio y la malicia.

SE BUSCA A MEMO:

Hablando de campañas pretendidamente ingeniosas, resultaron contraproducentes la serie de anuncios espectaculares ‘Buscando a Memo’ que, el equipo del diputado local Guillermo Toscano, diseñó para posicionar al aspirante a la alcaldía de la Villa como un cuadro con capital político propio, por si acaso Morena no lo quiere reconocer.

A unos la frase les recordó el certamen que organizó Adal Ramones en su programa Otro Rollo, donde había que encontrar a Memo, un varón travestido entre una fila de mujeres esculturales.

La dinámica en esa parodia de la película de Pixar, Buscando a Nemo, era ir descartando a las modelos conforme los jurados fueran identificándolas erróneamente como hombres. Por último, después de varias semanas de suspenso, entre las dos finalistas perdió la auténtica mujer y ganó el tal Memo.

A otros, la frase ‘Buscando a...’ evoca el ‘Se busca’ de los carteles que en el viejo oeste ofrecían recompensa por un delincuente prófugo. Y no faltó quien se luciera en las redes sociales haciendo memes con la ficha signalética de Toscano, cuando lo procesaron judicialmente por delitos contra la salud.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle

© 2018  Marca Mixta Registrada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial :981946/ Numero de Expediente 836871

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle