ASTILLERO

Sexenio de esperanza razonada // Enmendar el sistema // Largo y afanoso trayecto // Alianzas y pragmatismo

Nada cambiará de manera mágica, automática o instantánea. Será un largo y complicado proceso, del cual ya se han tenido muestras de textura y profundidad durante el raro periodo de hiperactividad de la presidencia electa. No habrá solamente una alternancia de siglas partidistas (como lo sucedido entre los partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional), pues el arribo de Andrés Manuel López Obrador constituye, además, la primera ocasión, desde el gobierno del general Lázaro Cárdenas del Río, en que llega al poder un político que podría inclinar la acción institucional hacia sectores populares y corregir a fondo las graves distorsiones que tanto afectan al país. Será, en ese sentido, tal vez la última oportunidad del actual sistema político y económico para ser remozado sin traumatismos graves ni explosiones.

Andrés Manuel López Obrador llegará este sábado a la silla presidencial luego de un prolongado y afanoso trayecto que comenzó a precisarse luego de su única ocasión anterior en que rindió protesta para un cargo público, cuando llegó a la jefatura de Gobierno del Distrito Federal. En aquel 2000, desde el edificio contiguo al Palacio Nacional, el tabasqueño comenzó el desplazamiento de la figura entonces central de la izquierda partidista, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, y, a la par, dio inicio a la difusión masiva de las características de un político laborioso (luego de las tempranísimas reuniones de trabajo, daba conferencias mañaneras a la prensa, las cuales fijaban agenda), mediáticamente muy atractivo (palabras y modismos con aire tropical, el acento sureño, el apodo distintivo, frases ocurrentes como lo que diga mi dedito y declaraciones firmes, con frecuencia generadoras de polémica) y, sobre todo, una fama de honestidad absoluta, de una conducta totalmente ajena a la corrupción que, entonces como ahora, ha sido la marca distintiva de la gran mayoría de los políticos y funcionarios públicos de nivel ejecutivo.

Del Tsuru como medio de transporte y la evidencia inmobiliaria de que sus bolsillos no se llenaron de dinero al manejar el cuantioso erario chilango, López Obrador pasó a su primera campaña presidencial, en 2006, cuando Vicente Fox, Felipe Calderón y grupos empresariales y de derecha le cerraron el paso mediante fraude electoral. En 2012, la mafiosidad priísta invirtió dinero de todos colores para imponer a Enrique Peña Nieto, mediante otro fraude electoral, este sustentado en la fuerte manipulación de medios de comunicación y encuestas, y en la carísima operación electoral.

En el año que corre, López Obrador optó por hacer alianzas contradictorias y evitó el purismo de sus primeras dos candidaturas. Exhibió sus posiciones conservadoras en actos públicos con el partido derechista coaligado, Encuentro Social, y extendió un manto de perdón político a panistas, priístas y perredistas que se convirtieran al nuevo credo. Hizo llegar a los empresarios distintos mensajes de conciliación y protección mediante una pieza clave en su corrimiento pragmático, el regiomontano Alfonso Romo. Y, al menos por lo que hechos y declaraciones públicas han mostrado, hubo alguna forma de entendimiento para garantizar una salida tersa e impunidad a Enrique Peña Nieto y la mayor parte de su camarilla corrupta.

Así, en una jornada electoral extrañamente limpia y sin violencia, empezó la aterciopelada transición que este sábado tendrá sus momentos estelares en el Palacio Legislativo de San Lázaro, en el Palacio Nacional y en la Plaza de la Constitución. Es descomunal el trabajo de restauración que se debe realizar; ha sido acelerada la polarización social frente al nuevo poder, es variopinta la integración del gabinete presidencial y han mostrado garras y dientes los poderes tradicionales, sobre todo los del gran capital.

Luego del ciclo peñista del desastre, mañana dará inicio un ciclo de esperanza razonada y razonable, en el que no todo lo prometido se podrá cumplir, pero se aspira a que sean modificados, en sentido positivo, los rasgos esenciales de la catástrofe heredada.

Twitter: @julioastillero

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle

© 2018  Marca Mixta Registrada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial :981946/ Numero de Expediente 836871

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle